domingo, diciembre 04, 2005

El apagon canario.





Shakespeare, Baudelaire, Isaac Asimov e incluso el Hola se siguen leyendo con velas en el sur de la isla de Tenerife casi una semana despues del paso de la tormenta "Delta".

Hay algo que no cuadra. Vale que nadie puede prever que se caigan a la vez siete torres de electricidad. Vale que la orografia propia de la isla pueda retrasar el arreglo de varias averias en el sur. Vale incluso que el Gobierno de Canarias no estuviera tan coordinado con el instituto meteorologico como se suponia que estaba...

Pero señores, hemos dejado la energia de este pais en manos de empresas privadas, les hemos dado unos creditos millonarios y les hemos dejado que suban los precios que pagamos por encender la tostadora. Y no son capaces de echar un cable a los municipios que estan a oscuras?

Cuando incluso el Gobierno se echa las manos a la cabeza, es que algo hemos hecho tremendamente mal. O a lo mejor es que la relacion entre politicos y empresarios del sector energetico de las que ambos han sacado pingües beneficios no es tan cándida como quieren hacernos ver.

Quien decia que los canarios no podian cabrearse?

2 Comments:

Anonymous Omegaman said...

Peor fue lo de California cuando el trapicheo entre políticos y empresarios del suministro eléctrico provocaron el aumento escandoloso de las tarifas. Primero había que crear el estado de opinión que el servicio público no funcionaba y se montaron unos apagones que daban gusto. Espero que lo de Tenerife sea simple desidia y caradura y no una conspiración para justificar más aumento de las tarifas,

15:13  
Blogger La bellota justiciera said...

Me parece que la relacion entre politicos y empresarios del sector energetico va sobre ruedas mientras se trate de repartir beneficios, cuando lo que hay para repartir son pérdidas, bien que se hacen los suecos.

17:21  

Publicar un comentario

<< Home

Listed on BlogShares